La recompensa de mirar hacia arriba

En esta parte de la cornisa de la Capilla Real de la Catedral de Granada se observa una decoración labrada en piedra coronando los muros de la fachada. Está formada por frisos, adornos rectangulares que se repiten por desplazamiento a lo largo de la recta y que recorre longitudinalmente el muro. Transmite una idea de continuidad y repetición, lo que  se traduce en una sensación de ritmo que aporta belleza a esta composición arquitectónica.


14 de junio de 2021

En una entrada anterior de nuestro blog, disfrutamos de las maravillas arquitectónicas de la Capilla Real de la Catedral de Granada. Nuestro paseo matemático por este edificio nos regaló distintas proporciones y elementos decorativos muy característicos. Pero hoy vamos a echar la mirada hacia la parte superior de su fachada, concretamente hacia la cornisa.

Cornisa de la Capilla Real 1.

En esta parte se observa una decoración labrada en piedra coronando los muros de la fachada. Esta decoración está formada por frisos: motivos de decoración rectangular (loseta básica) que se repiten por desplazamiento a lo largo de la recta y que recorre longitudinalmente el muro. Este desplazamiento de la loseta básica transmite una idea de continuidad, de repetición, lo cual se traduce en una sensación de ritmo que aporta belleza a esta composición arquitectónica.

En la imagen anterior se aprecian dos bandas repetitivas. En la parte inferior, el rectángulo fundamental está marcado en color amarillo, con un eje de simetría representado con una línea roja discontinua y un vector de traslación en color rojo. El resultado de esta estructura es un friso en el que no se puede definir un giro de 180º, pero que sí admite una simetría perpendicular al vector de traslación.

Como consecuencia, se genera un hexágono de cartas curvas formado en el centro. No es en sí simétrico, ya que aparece más achatado por arriba. No está situado en el centro de las bandas, motivo por el cual el friso no contiene giros de 180º.

Si nos fijamos en el friso de la parte superior, podemos observar un pequeño detalle que en muchas ocasiones introducían los maestros canteros para dar más ritmo a sus composiciones.

Pináculos de la cornisa.

A primera vista observamos una sucesión de pináculos abrazados en los que el rectángulo fundamental sería uno de ellos, marcado con una línea celeste punteada y un vector de traslación dibujado en color rojo.

Pero una mirada más detallada nos permite observar que el remate de cada pináculo es diferente. Esta diferencia introducida por el artesano puede tener la intención de romper el ritmo monótono de la composición y reflejar la dualidad decorativa que corresponde con los símbolos decorativos de las iniciales de Isabel y Fernando. Partiendo de esto, podemos representar este friso como se muestra en la siguiente imagen:

Cornisa de la Capilla Real 2.

En lo que respecta a los frisos de la parte inferior, vemos una composición formada con motivos geométricos romboidales. Es pequeño, pero se distingue claramente un eje de simetría horizontal y uno vertical en cada rectángulo fundamental, aparte naturalmente del vector fundamental, todos ellos dibujados en color rojo. Este friso sí presenta giros de 180º.


Más sobre paseos matemáticos

14 Jul 2021
El salto hiperbólico de la gimnasta

Una componente del equipo nacional español de gimnasia rítmica, Lidia Redondo, realiza su ejercicio. En un momento da un salto espectacular y una fotógrafa, Rocío Ortega, magistralmente capta el instante de máxima extensión. Una hipérbola se dibuja con claridad sobre su cuerpo.

08 Jul 2021
Un octaedro truncado en tu salón

En el Magreb, los artesanos crean estas curiosas lámparas metálicas con formas muy geométricas, que esconden mucho más de lo que a primera vista parece. Pero, ¿de que objeto matemático se trata?

21 Jun 2021
Algo más que la proporción áurea

La fachada de la casa de los Tiros de Granada presenta diferentes partes decorativas en las que se identifican elementos matemáticos como la proporción áurea en el rectángulo definido por la puerta principal. En esta ocasión, nos vamos a detener nuevamente frente a la entrada principal de este edificio para analizar algunos aspectos con el enfoque que caracteriza a nuestro paseo matemático.