Otras ornamentas de la puerta de San Jerónimo

¿Qué ornamenta presenta la puerta de San Jerónimo de la catedral de Granada? ¿Qué proporciones matemáticas existen en todas ellas? La fachada principal de esta entrada al templo, pese a que en la actualidad no funciona como acceso a ella, pasa desapercibida y  sus detalles y adornos pasan desapercibidos para los viandantes y curiosos. 


17 de mayo de 2021

En una entrada anterior, se vieron las proporciones apreciables en la fachada principal de la puerta de San Jerónimo de la Catedral de Granada. Dado que en la actualidad no tiene la funcionalidad de acceso a la Catedral, en muchas ocasiones pasa desapercibida y obviamos los detalles y adornos que hay en esta fachada.

Ornamentas de la puerta de San Jerónimo.

El primer elemento en el que podemos fijarnos contiene una importante carga iconográfica: el bajorrelieve de dos leones alados que flanquean el óculo que se abre en el tercer cuerpo. Tallados en la piedra de forma simétrica, estas representaciones híbridas presentan cabeza y garras de león, alas de águila y cola de serpiente. La figura del león es un atributo distintivo y normalmente asociado a San Jerónimo.

Espiral en la cola.

Desde una perspectiva matemática destacamos la cola del león alado, cuya curvatura podemos fijar en una curva espiral logarítmica aunque achatada y comprimida en sentido horizontal.

Con esto, la curva implícita sería:

Curva (f(t), g(t), t, 0, 14)

donde f(x) = a·b^x · cos (x) y g(x) = c·b^x·sen(x)

Los parámetros a y c controlan la expansión en sentido horizontal y vertical respectivamente. El parámetro b controla el “enrollamiento”. El rango del parámetro t entre 0 y 14 permite dar algo más de dos vueltas en la espiral, ya que cada vuelta exige un rango añadido de 2π.

Jarrón con flores.

El otro elemento decorativo que podemos analizar con nuestro enfoque matemático es un jarrón de flores. También está esculpido en el tercer cuerpo y se sitúan a los lados de los dos leones alados. Se trata de un jarrón simétrico que exhibe un ramo de flores que se abren en trozos de arco que no llegan a cortarse.

Para reproducir esa situación hay que dibujar las secciones de arco correspondientes a estos tallos y calcular sus correspondientes circunferencias y centros. Se observa que son progresivamente de radio más grande. Además,  su centro sigue una línea que se extiende hacia el exterior, para hacer un cierto efecto de convergencia en la boca del jarrón y de separación armónica cerca de las flores. Es decir, se aproximan, aunque no llegan a ser, a haces de circunferencias que son tangentes por un punto y cuyos centros están alineados entre sí.

Curvas de los tallos.

Además, este adorno floral presenta un gran efecto tridimensional en las flores estando las centrales con los arcos que definen su tallo como girados hacia adelante y la flor en relieve más sobresaliente. El efecto de la curvatura imitando el giro del arco aporta un notable efecto en esta apreciación tridimensional.


Más sobre paseos matemáticos

21 Jun 2021
Algo más que la proporción áurea

La fachada de la casa de los Tiros de Granada presenta diferentes partes decorativas en las que se identifican elementos matemáticos como la proporción áurea en el rectángulo definido por la puerta principal. En esta ocasión, nos vamos a detener nuevamente frente a la entrada principal de este edificio para analizar algunos aspectos con el enfoque que caracteriza a nuestro paseo matemático.

14 Jun 2021
La recompensa de mirar hacia arriba

En esta parte de la cornisa de la Capilla Real de la Catedral de Granada se observa una decoración labrada en piedra coronando los muros de la fachada. Está formada por frisos, adornos rectangulares que se repiten por desplazamiento a lo largo de la recta y que recorre longitudinalmente el muro. Transmite una idea de continuidad y repetición, lo que  se traduce en una sensación de ritmo que aporta belleza a esta composición arquitectónica.

07 Jun 2021
Frisos y simetrías en la Puerta del Perdón II

La Puerta del Perdón de la Catedral de Granada esconde peculiares simetrías que caracterizan otras ornamentas de esta fachada. En concreto, el capitel de las columnas dóricas rematado por una peana que define una curva astroide delimitada por el chaflán del propio capitel. Este elemento arquitectónico tiene un importante atractivo visual; parece que su cuidada estética consigue atraer la atención del visitante. Por este motivo, la curvatura que se observa en las figuras femeninas no es casual y ayuda a transmitir esta sensación de armonía.